17 de enero de 2016

CDM

















Penúltima e insusual copa del mundo en Francia , en  la localidad de Lignières-en-Berry. Posición 31 en un revirado circuito que, como bien lo calificaba Eider Merino en su twiter, "sólo le falta el trampolín y la barra para pasar por debajo y totalmente una yincana".
Circuito donde el zuiano se defendía honradamente finalizando en la posición 31. Regular según su web oficial, bien en mi opinión, que parece que nos estamos acostumbrando a estar de los 30 primeros y no es tarea fácil con el gran número de corredores extranjeros buenos que corren en esta competición.
Carrera en la que M. Van der Poel sacaba las cartas sobre la mesa cara al mundial, echando el órdago y recordando a sus competidores que está ahí y más fuerte que antes.
Al corredor del MMR-Spiuk-CX-Team le queda una copa del mundo para volver a completar, un año más, todas las pruebas, demostrando un nivel cada año mejor en sus participacioens internacionales.
La semana que viene correrá un par de carreras: la citada prueba de Hoogerheide (CDM) y una más  el sábado 23 también en Paises Bajos en la localidad de Rucphen

No hay comentarios: