25 de noviembre de 2014

Atzera begira:

¿Recodáis esta sección que se dejó hace un año? Pues este año vamos a retomarla que, sin intención de vivir del pasado, los recuerdos de las carreras de Javi son muy agradables.
Acabábamos con el mundial de Treviso y comenzábamos una nueva temporada. Larrinaga empezaba ganando varias carreras y arrancaba para Bélgica por vez primera con un ciclista junior por aquel entonces: Mikel Elorza.
Allí nos plantábamos con una citroen Jumpy, cargados hasta arriba, con muy poca infraestructura pero con unas ganas tremendas en nuestra primera salida internacional, mundial de Treviso aparte.
Comenzábamos en Zaffelare rompiendo la patilla de cambio, primer abandono. Puta patilla que nos dió el viaje y nos dejó con dos bicicletas por no poder encontrar otra en todo Bélgica, golpe en la mesa incluido..jeje
Luego fuimos a Zelzate donde Larrinaga hizo cuarto y estuvimos comprando duggast a otro corredor en plan mercado ilegal. Mientras tanto Elorza rompía la cadena y no daba ni una vuelta...cara nos estaba saliendo la expedición a Europa. Por fin llegaba la carrera que los 4 estábamos esperando: Gavere. No sé si por ser la primera grande, el ambiente o qué fue, pero me quedé enamorado de esta carrera, y yo creo que va a ser un amor fiel que va a durar por muchos años. Larrinaga era doblado a falta de media vuelta quedando el 26, no había norma del 80% en esos años. Mikel conseguía acabar sin ser doblado en el puesto 34. Para celebrar nuestra primera estancia en Bélgica tuvimos que ir a ver qué se cocía en las carpas una vez terminada la carrera y, ¡vaya si se cocía! y mucho. No quedo más remedio que dejar el pabellón alto, mandar a los ciclistas a casa y hacer una txuflilla en medio de flamencos que no paraban de gritar y engullir cerveza. Como bien dice el refrán: " allá donde fueres, haz lo que vieres"... y hasta aquí me acuerdo del post carrera.
Vuelta en la Jumpy a casa como la banda de Pancho Villa pero deseando repetir la experiencia llegábamos a Zuia.



Manolo Rastaman

1 comentario:

Anónimo dijo...

Erais tan jovenes y locuaces.