5 de enero de 2009

RENTABILIDAD DESPERDICIADA

Publicado en el diario vasco a dia de hoy:

Lleva tres años corriendo ciclo-cross. Javier Ruiz de Larrinaga se metió en esta especialidad cuando el equipo Kaiku desapareció y no encontró un puesto en ningún equipo de carretera. La marcha de la formación de Óscar Guerrero, al que le metieron palos en las ruedas de su grupo, dejó a algunos corredores fuera del circuito profesional. Javier fue uno de ellos.
En poco tiempo, con tan sólo 29 años, ha empezado de marcar diferencias en determinadas carreras. El corredor de Zuia es joven para esta especialidad, que compagina con el trabajo durante buena parte del año.
«En 2008 trabajé en centros de BTT que diseñan y señalizan rutas hasta el mes de agosto, cuando me marché a Bélgica a entrenar».
Se fue a la meca del ciclo-cross para intentar mejorar su técnica, su entrenamiento: «corrí el Campeonato del Mundo y me di cuenta de que estaba muy perdido, que necesitaba una referencia, un método para entrenar, para saber como preparar una temporada. Partícipe en cuatro carreras». En noviembre volví a Bélgica.
Le dijeron que tenía que correr más a pie «y cambiar el circuito en el que entreno en Zuia. Me machacaba mucho en él, era muy duro, y allí me dejaba muchas fuerzas. Me dijeron que lo diseñase más plano».
También le comentaron algo que tenía muy claro: «La base de de la preparación para el ciclo-cross está en la carretera». La falta de un equipo que le permita correr cinco meses de carretera es otro problema que sufren tanto él como como otros especialistas en Euskadi.
Se está hinchando a ganar carreras, a salir en fotos de prensa, en la televisión, una rentabilidad que está desperdiciada, salvo para quienes apostaron por él hace meses.
Sobrevive gracias a sus patrocinadores, Spiuk, Urteaga química, bicicletas Felt y el Ayuntamiento de Zuia: «Ellos me permiten seguir corriendo. Sólo en material, en viajes cuando vas a Bélgica, donde no puedes ir solo, se va un dineral».
La pregunta surge por si sola: ¿Cuanto cuesta mantener un corredor de ciclo-cross a alto nivel en Euskadi?: «No sé los demás, pero yo con 30.000 euros por seis meses podría hacer una temporada completa, corriendo y entrenando más en Bélgica, al menos al principio, y luego hacerlo en Euskadi».
Tiene una página web muy buena que activa su cuñado «después de trabajar en Michelín» y un club de seguidores de los que sólo se ven en Bélgica. Se llama Larrinaga Fans Club: «En la comida que tuvimos después del Campeonato de Euskadi nos juntamos 75 personas. En las carreras se suelen juntar un mínimo de veinte y un máximo de cincuenta seguidores. Para el Campeonato de España se está montando un autobús que parece que se va a llenar».

No hay comentarios: