29 de enero de 2008

De turisteo


En lo extra deportivo:
El viernes a la tarde partíamos desde Santander hacia Milán en un vuelo de bajo coste. Llegada al aeropuerto con tiempo de sobra y primer contratiempo del viaje, el peso de las maletas. Teníamos una maleta para cada 5 más o menos para meter los líquidos y se nos pasaba bastante de peso así que tuvimos que abrirlas todas en el aeropuerto y repartirnos cosas sueltas en el equipaje de mano. El chico del peso la segunda vez que la pusimos en la bascula miro hacia otro lado y nos dejo pasar sin pagar.
Subimos al avión y muchos conocidos de los ciclocrosses, la familia de los Gomez, "los calvos", la familia de Isaac Suarez. Con Toñin Suarez estuvimos gran parte del viaje hablando, buen tío y la capacidad de sacrificio que tiene para correr y currar, hacer ironmans...etc ,él y los calvos nos hicieron amena la ida.
Llegamos al destino, alquilamos coches, vimos mas vascos que venían de coger el vuelo de Zaragoza e iban a animar a Izagirre y nos fuimos al Hotel a Verona guiados por "Marta" la tía del GPS. Unas birras en el hotel y a dormir.
Al día siguiente visitamos Verona, el teatro, circo o como queráis llamarlo, el casco histórico y la casa de Julieta, la de Romeo, que tiene una escultura que es tradición tocarle un pecho y eso hicimos, lastima que era de metal. De Verona fuimos a Dolo, un pueblo entre Treviso y Venecia donde dormimos 2 noches. Visitamos Venecia a la noche donde comimos la peor Pizza que he probado en mi vida, pero una ciudad muy bonita.
Domingo, cita con el mundial. Nos juntamos con los que llegaron el sábado y fuimos pronto a ver que se cocía y por el camino cogimos prestadas de una huerta unas cañas grandes y altas para colgar las Ikurrinas y la bandera de Larrinaga Fans Klub, perdón al aldeano, pero tenia muchas y las necesitábamos. Vimos la carrera de féminas y descubrimos un garito que promocionaban cerveza negra a la voluntad, así que lo visitamos mas de una vez. Llego la carrera élite nos dispersamos un poco por el circuito y a gritar. Destacar el abrazo de Daniele Pontoni a uno de nosotros al grito de lasterketa burua y lo simpática que estuvo con varios de nosotros Hanka Kupfernagel.
Al acabar la carrera fuimos al hotel de la expedición Española a hablar con Javi y nos quedamos a cenar allí.
Vuelta a casa el lunes a la tarde contentos por el resultado de Javi.
Os prometo que no salimos de fiesta ninguna noche, un poco de alegría en el circuito con el vinillo y las cervezas pero hicimos un viaje de lo mas turístico.
Varias anécdotas se me olvidaran pero para eso tenéis los comentarios.

1 comentario:

Ana dijo...

kaixo: Os voy a contar que la aventura del aeropuerto de Santander fué digna de Paco Martinez Soria, a una le sobraban 8 y a la otra 15 (los niños), nunca unos equpajes de mano han ido tan petados. Llegamos a Bérgamo, alquilamos 4 coches, les pusimos la pegatina del Fans Club y arrancó la caravana, con las intrucciones de "Marta" (eso es tener fé), llegamos al hotel. Al día siguiente Verona, muy bonita y de la que el "historiador" Txutxin nos contó anecdota de Romeo, (cuandio le veais pedirle que os la cuente), por la tarde Venecia que estaba preparandose para carnaval y vimos muchas máscaras y vestidos de época, musha humedad y frio en el vaporetto. Mi coche marchó antes y en el pueblo donde dormiamos comimos la mejor pizza que haya probado nunca, gracias a los carabinieri. El domingo,llegar al circuito, ver toda la gente que había, el ambientazo y sobre todo ver a Javi calentando en el circuito del MUNDIAL, fué muy especial. Luego la carrera donde ver a Javi en la primera vuelta entre los primeros supuso el mejor momento de todo el viaje para mi, y bien que lo expresé......... Luego al hotel de la selección, la charla con los ciclistas, la cena, en fin un dia completo. Lo que tengo claro es que el año que viene vamos a doblar o triplicar los animos a Javi, para conseguir estar en tierras holandesas y volver a disfrutar de este espectáculo. Gracias Javier y el sábado a disfrutar.